Todavía recuerdo el 19 de Marzo, cuando Horacio Dal Dosso vino a Tucumán a darnos el Seminario de Gestión Profesional.

Éramos la Comisión Pro Colegio en ese entonces. Una semana después fuimos proclamados como las primeras autoridades. Las autoridades que tendrían a su cargo la feliz conducción de una obra, que venía a cumplir el sueño de unos cuantos y por quienes sentimos que todos los esfuerzos valieron la pena y que toda esa sinergia generada nos llevaría a lograr aquello que no nos animábamos ni a pensar.

Una vez más comprobamos que cuando las voluntades se hermanan, las fuerzas se multiplican y fue por eso que lo pudimos lograr.

Parece increíble que, a sólo cinco meses de aquellos comienzos, hoy estemos inaugurando nuestra sede y firmando un convenio con la Facultad de Humanidades de la UNCA, para tener nuestro título de TRADUCTOR PÚBLICO NACIONAL.

Parece increíble, ciertamente; aunque si lo miramos desde una gestión, cuyo eje es la capacitación permanente, lo increíble se acerca, los lazos se estrechan y aparece la certeza de aquella utopía, hecha realidad.

Vamos a seguir dando lo mejor de nosotros mismos: nuestros tiempos, nuestros aciertos, nuestros deseos más profundos, materializados en la gestión que desde siempre nos propusimos impulsar.

Les agradecemos de corazón que nos acompañen, que crean en nosotros, que nos alienten a seguir y nos permitan seguir andando…juntos…hasta tener el mejor Colegio Profesional. Queremos agradecer a todos los que hoy están presentes en este evento tan significativo para nosotros. Significativo por muchos motivos: porque se cumple un año de la sanción de la ley que creó nuestro Colegio, porque tenemos nuestra sede y porque estamos poniendo un sello fuerte en la vida de los Traductores, egresados de los cuatro IES de Tucumán: ANGLO – SAN MIGUEL, ETON y ALMAFUERTE. Un sello emblemático, cuya trascendencia no la podemos dimensionar. Pero estamos seguros de que seguimos andando y que mientras nos den las fuerzas y ustedes nos acompañen, vamos a lograr muchas cosas más. Un abrazo